jueves, 7 de agosto de 2008

ENSAYO

LA POESÍA EN LA GLOBALIZACIÓN

(Ensayo presentado en Julio de 2001 en Oaxaca México,
a petición del comité evaluador del certamen)

Hablar de globalización es un tema que puede dar tela para cortar una tesis de profundo estudio. Hablar de la influencia de ésta en la poesía es mucho más, es el sentimiento mismo de la poeta en estos tiempos donde lo urgente le roba la carrera a lo importante y donde la competencia sana se ha convertido en un empuje de razones para atropellar al que va delante sin ninguna pena.
Cuando escuché el término Globalización por primera vez y me dijeron lo que esto significaba, mi corazón soñador rodó por las praderas de la ideología mágica y se dejó seducir por la dulzura que representaba la oportunidad… nunca pensó que eso era otra utopía y que la realidad es que ha sido algo creado para seguir alimentando ricos y dejando en la hambruna al pueblo. Por supuesto que yo, como poeta y por lo tanto como persona soñadora que se nutre de la magia de lo etérico, puede que esté equivocada en mi percepción de lo que es la globalización; después de todo la función mía es llenar de belleza nuestro planeta con mil versos de amor, del mismo modo que el economista ve cuál es la mejor manera de hacer que los países resurjan y vivan sus economías. Yo de economía nada sé, pero gracias al cielo he podido aprender el arte divino de la observación y he visto que cuando entra una gran multinacional el pequeño comerciante se hunde en ese turbulento mar de tormenta. Yo personalmente he vivido la experiencia de sentirme rezagada en algunos momentos dados por grandes compañías. Perdón creo que no les he comentado que me desempeño como artesana en papel y serigrafista. El maravilloso barco que me transportó a las dulces aguas de lo pictórico fue el ingenio y el deseo de que alguien más palpitara los versos que me nadaban dentro cual lince prisionero que se quiere escapar del cautiverio. ¿La razón? Quería ser poeta a toda costa y aunque ya desde joven me habían publicado en diversas revistas y periódicos, la realidad vigente de mi vida era que no tenía editorial que se amara de veras con mis versos y las puertas gigantes yo no pude empujarlas en aquellos momentos… Pero eso no importaba seguimos caminado la ruta ennoblecida y nació (erguido y orgulloso) con humildad de pueblo, mi buen Taller Amor… generoso taller que nos dio la beldad de lanzar los poemas desde el alma a la vida, pero no se hacía fácil ganarnos el sustento con los versos antiguos y con los versos nuevos; no.
Hace poco aprendí que eso tenía un nombre, cuando luchas con ganas, velero inocente, contra las olas gigantescas de los retos, estas nadando sobre la globalización…. El pescador que vive por mi calle, con su bote pequeño, que lleva madrugadas de experiencia nadándose el sustento, pero que ya no suda para mucho la mar, antes repleta y hoy vacía por los pesqueros gigantescos que la dragan, es globalización... La soprano en la iglesia queriendo ser canción de un escenario es globalización… Las cabras deslechadas que ya no se hacen queso en el sur de una Francia modernísima, también es globalización. Globalización es el hambre inclemente en los ojos de un niño mexicano, o peruano, o chileno, o hindú, o brasileño, acaso somalí que en vez de irse a la escuela va al mercado para ganar a penas su sustento, si es que le dan las fuerzas para hacerlo o si es que no lo matan en la calle…
Perdóneme la voz si es que no entiendo el término que ha dicho y por yo no entender mucho de eso le doy un giro errado a esto que escribo, quizás yo estoy perdida en las legiones de los sueños y sus nubes pobladas no me permiten ver con claridad lo que quería decir la globalización. Tal vez yo no entendí que la idea era otra. A lo mejor estoy equivocada; si es así me perdona lo inútil y la descortesía. Ahora bien, me sigue tropezando en la mente que si esto se ha creado con la idea de la unión para lograr así el éxito rotundo, idea de hacer una economía más completa, perfecta, correcta y sobre todo útil para todos, entonces no entiendo por qué todavía en nuestro planeta los niños padecen de hambre, no van a la escuela a educarse para el futuro y tienen que estar en las calles expuestos a las drogas y a los vicios inmundos a los que están expuestos los pequeños. No comprendo por qué todavía existe el perjuicio indiscriminado por razones de raza, religión, sexo y demás cosas por las que discriminan en todos los lugares.
Si es tan perfecto esto de la globalización, entonces, qué impide que los cubanos tengan libre comercio con los demás países y que la Argentina esté pasando por las vicisitudes por las que está pasando y que los dominicanos prefieran morirse en el Canal de la Mona en vez de quedarse en sus casas porque tienen provisto todo aquello que necesitan en su hogar y no hay necesidad de marchar al siniestro de una posible muerte por buscar lo mejor, o que en el Amazonas la selva esté muriendo por hacer nuevos muebles ¡El pulmón del planeta está agonizando!, pero nada podemos hacer porque eso es globalización… Globalización es el dolor eternizándose en la estupidez soberana que llena las mentes de la gente porque hay que usar tal o cual producto y resulta que como el poder adquisitivo no alcanza para tener "eso" nuestra juventud se lanza al vacío de los crímenes por que entienden que es el camino más corto para obtener lo que desean… Si alguno tiene un concepto distinto de lo que es globalización gustosamente agradezco que se me instruya pues estoy algo perdida, o confusa, o solamente herida… no sé; soy poeta, no soy político, ni economista, ni ninguna de esas cosas que sí comprenden de globalización y que sí saben cómo es que esto funciona en bien de…. ¿De quién me dijiste?…
Espero profundamente no herir susceptibilidades con esta opinión que expongo humilde en estas letras que me nacen del alma para decir desde lo más profundo de mi ser lo que entiendo es la Globalización. Se me ha pedido que diga mi opinión de lo que es la poesía en los tiempos de la globalización y a estas alturas el ensayo no sé si seré capaz de concluir lo que me falta porque tengo los ojos grises de nubes dolorosas que me lluvian la vista con su sudor salado por no poder decir… tengo los ojos grises y las manos quebradas de apretarme las ganas para que no se salgan sin permiso a decir desbocadas que les duele profundo la globalización; porque después de todo se espera todo, menos eso de la poeta… Se espera…. Siempre se espera, el indio espera con paciencia vender su cosecha pequeña para alimentar su prole, pero el tiempo y las haciendas dicen que no a su proposición y al final el indio taciturno queda subyugado al dominio del patrón de la finca. El obrero espera la justicia que no llega, la justicia se vende por unos pesos extras y todo queda en nada cuando aparece el dios de los billetes repartiendo y así se va la vida con sus días amargos muchas veces y en otras ocasiones se va dulce.
Usted me pregunta qué es la globalización y yo le respondo que no sé decirle qué es, si esa globalización es distinta a estas cosas, estos dolores, estos versos perdidos en la nada de un deseo latente que no nace porque no hay posibilidades a la vista. No sé qué es cuando veo que en la esquina hay un adolescente con marcas muy visibles de la muerte, en sus jóvenes y enclenques brazos que se levantan para pedir una moneda y en silencio implora el cambio y no una droga… Perdóneme patrón por no saber qué es su globalización tan conveniente, tan lujosa, tan embustera, y tan inalcanzable para los hambrientos y para los endebles y para los que andan en la vida normal.
Mi corazón se lanza presuroso en busca de un informe que le sirva para redactar correcta y convincentemente la globalización del modo que mejor toque sus propósitos, pero se suicida implacable porque su Ser no entiende claramente lo que es la globalización y por lo tanto es incapaz de decir en este ensayo lo que es su globalización en mi poesía… Perdóneme la voz si con ella no canto las bellezas que aporta para la humanidad la globalización; me falta léxico para lograr cantar en estas letras mil palabras que dicten su globalización que yo no entiendo… debe ser que soy poeta.

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...