martes, 5 de agosto de 2008

DÉCIMAS QUE YO TE ESCRIBO

A Orfa Libia Arango Ariza
Con un sublime amor incondicional

Me ha nacido desde el alma
un gran deseo muy fiero
de decirte que te quiero,

por eso vengo con calma

ofreciéndote mi palma,
para que cuando la estreches
con ese amor tu coseches

el fruto de lo que anhelas

y que no encuentres barreras,

ni al precipicio te eches.


Yo bien sé lo que ha movido

mi corazón a expresarse,
y si con eso lograse
borrar de ti lo dolido
es buen esfuerzo y valido,

pues en los versos que escribo

yo de algún modo percibo

que necesitas mi abrazo;

por eso con él te enlazo

y a tu corazón arribo.


Acaso tú te preguntes:

-¿Quién eres para atreverte

por dentro de mí meterte?-

Y yo digo: No te asustes,

No me temas; no me juzgues

que sólo soy obediente

a esa voz que en lo silente

me dice qué realizar

para poderte ayudar

y al actuar soy reverente.


Yo por eso desearía

que aceptaras este amor

que te ofrezco con candor,

pues él te daría alegría

y en mí sería algarabía

saber lo que en alma creces,

si solamente sintieses

el pensar qué representa

ese deseo que alimenta

tener lo que te mereces.


La vida te ofrece todo

aquello que tú deseas
sólo espero que no seas

de quien se vuelca en el lodo.

Tú te lo mereces Todo.

Y si te faltan las fuerzas

te inyectaré con mis fuerzas

para que con ganas fieras
consigas lo que tú quieras;
es tiempo ya de que venzas.


Con eso quiero que sepas

que puedes contar conmigo

como yo cuento contigo

y quiero también que sepas

que en todas conmigo cuentas:

Si necesitas, yo arribo….

Si quieres te doy recibo
de todo esto que te digo,

igual Dios es mi testigo
en las décimas escribo.


Confío en que entenderás
el porque de mis palabras,
eres labrador que labras

tu fruto y siempre obtendrás

lo que te merecerás

por derecho de consciencia.

En lo que digo no hay ciencia

tú misma podrás notarlo,

e incluso acaso intentarlo

si desarrollas paciencia.


Sólo atreverte será

suficiente, y para ti
cantará un bello coquí,

con eso comprenderás
que adelante tú saldrás.
Ya no te atarán cadenas,
te librarás de condenas

y conocerás personas

de otros lugares y zonas

que serán personas buenas.

Lo mejor tú te mereces

y lo mejor tú obtendrás

porque te levantarás

como roble que floreces.

Fuerte preciosa y con creses
verás prosperar tu vida.

No te faltará comida

ni física ni de espíritu,

atrévete, pues, al ímpetu
y aventúrate atrevida

al sol que da tu partida
para iluminarte ahora.
Muévete ya que ya es hora.

Sé una mujer aguerrida

aunque te piensen bandida.

Yo sé que yo no decido

sobre lo que tú decidas,

pero obtén el toque midas;

eso es lo que yo te pido
con la décima que escribo.

Haz consciencia de que puedes,

sin importar qué otro piense,

con aquello que se siente

conseguir lo que tú quieres:
dinero, lujos, placeres

y todas aquellas cosas

que te alegan y rebozas

cuando las puedes tener.

Es bueno sentir placer

si con él en paz retozas…


Y para acabar con las

décimas que yo te escribo

en oración a Dios pido

que te provea de las
maravillas que dan paz;

tú mereces mucho más

por todo lo que tú das.

Eres un Sol especial

y para mí es natural

saber que mereces más.

Dios te bendiga mujer

por todo lo que has amado
y porque te has dedicado

a ese recto proceder.
Tú cumples con tu deber

y lo mejor de ti ofreces

por eso tú te mereces

Todo y más multiplicado,

en eso ya va implicado

que se te dé muchas veces.


Desde hoy quiero decirte

que busques tu corazón

ahí hallarás la canción

que logrará bendecirte,
pues de tanto repetirte
que tú puedes; eres berraca,

sonará la guacharaca

que encenderá la fiesta.

No faltará en la orquesta

ni siquiera la maraca…


Hágale, pues, compañera

con barraquera pa’lante

para que siembre adelante

la esperanza que usted quiera.

No es justo que no viviera
como usted quiera vivir,
se lo voy a repetir:

¡Mereces tenerlo todo,

por eso salte del lodo

y comienza ya a vivir!

© 2008 Madeleine E. Belliard

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...