viernes, 12 de diciembre de 2008


A SU EXPRESIÓN MÁS ALTA


A mi prima Elisa Andreu buscando redimirle la tristeza
con este humilde amor que le profeso…


Hoy tus simples letras
han silenciado el pozo de mi alma
y no sé si te escribo
o todavía suspiro
buscando un buen abrazo
que te arrope la herida serpentina
con repetido Fuego Redimido...

Quisiera reponerte de memoria
y en la reposición
hacer nuevos capítulos de vida
donde tu risa sea
la campana sinfónica que cante,
pero yo no sé hacerlo desde lejos...

No sé cómo lograr
la confidencia exacta
que lleve tu alegría
a su expresión más alta
y no sé si este amarte
te sea suficiente,
por tanto ahora en mi inocencia
recurriré de nuevo a la caricia
de un Dios recién nacido que te arrulle.

Para lograrlo elevo en este instante
la Oración más sagrada que conozco;
elevo mi alegría… Espero que te sirva.

© 2008 Madeleine E. Belliard

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...