jueves, 9 de octubre de 2008

COMO EN ESTE PRESAGIO



Te siento mía;
mía en el silencio de las olas.
Mía en el pentagrama que me invento.
Mía en los pasos del viento...
Te siento mía desde el amanecer
hasta el ocaso: Tú; sol de plenilunio,
hoja de abril naciendo,
flor de mayo en aroma,
playa en junio y aurora...

...y cuando no eres mía aún te siento mía
como la vida misma.
Como este respirar que me respira,
como gaviota al mar en aguacero.

Mía en imagen nueva que yo invento,
Mía todo de duelo, o de azul, o de rosa,
o de blanca azucena…
prisma de luz rodándose arcoiris.
Ruiseñor incansable de la brisa.
Metáfora de amor
y símil de caricia.
Lámina de madera que poséo
arropada de tinta con sus besos;
mía asi como eres: sola, baldía, libre;
mía tú, mi poesía Poesía-Mía...
...y cuando no eres mía aun te siento mía
como en este presagio...


© 2001 Madeleine E. Belliard

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...