jueves, 30 de abril de 2009


CUAL SI YO FUERA EL ROBLE


Estoy por terminar en este instante,
pero me impide hacerlo su detalle
con el reflejo roto de ese talle,
la ilusión dilatada más distante,
y la pisada honda de elefante
con que se me presenta la alborada;
entretanto la vida me dibuja encantada
como si fuera yo su carcajada
en el labio incrustada
y yo me le arrebato ilusionada
de que algún día me entone
en su guitarra noble
cual si Yo fuera el roble
donde la diseñaron…

Tengo fe de ese instante minúsculo
donde soplido indiferente
mi latido se funde en su gemido
estallando su nota más perfecta
como acorde de Sol en Sostenido Alto…

Un silencio se me hace partitura
y la caricia vuela en notas que arrebatan.
Hay un deseo sin dueño
buscando madrugada en un abrazo
mientras enciendo la reverencia
de una velita blanca
que romantizará la oscuridad forzada
que aprovecha un mosquito…
Estoy en Paz y eso es viable
como es viable el mar
aun si no lo tengo
y es factible este verso
que se labia desnudo
y es realizable un sueño que tuvimos
de manera insurrecta
cuando se eternizaba la mañana
hace ya tantos siempres
que al recordarlos mientes
es por eso que estoy por terminarme
en este instante nada más…

© 2009 Madeleine E. Belliard
30.04.09-16:59

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...