sábado, 4 de mayo de 2013

ALEGRE Y DELICADA



ALEGRE Y DELICADA

En mi mano posaste

tu alegre y delicada fortaleza

y esa bruma gastada de los acantilados

Pusiste caracolas esmaltadas

Restauraste los sueños disidentes

Enarbolaste montes y claveles

delicados de punta

justo donde el silencio

suicidaba palabras sin sentido

entonces

sin más remedio santo

descubrí que yo fui

tu presa acorralada a besos

de versos que se labian

como canción ardiente

en la noche romántica de Sol…

… Y así pasó la vida.

© 2013 Madeleine E. Belliard

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...