domingo, 3 de octubre de 2010


HASTA LA ETERNIDAD


Dejé rodar mis ansias

por el núbil deseo
de flotar tiernamente
en el aire del vuelo
donde tú te amaneces
cual sirena en coloquio

y deduje al instante
que tus ojos lumínicos
eran faros al viento
indicándome quietos
el secreto del puerto
que arrebata a la barca
nombrada con mi nombre
y a la espuma discreta
que susurró tu nombre

... entonces sin escrúpulos
desnudé la inocencia
hasta la eternidad
para entregarla toda
en las olas del mar...

¡¡¡...Y nos amamos!!! Así sin más ni más.

© 2004 Madeleine E. Belliard

No hay comentarios:

ANHELO DE TENERTE Mimetizante anhelo de tenerte Sobre el borde dorado de la tarde Que se rosa se viste, Pero tú ya no estás…. ...