miércoles, 11 de noviembre de 2009

11, 037, 600

A esta hora exactamente
He descubierto que mi corazón latió
Desde el primer instante en que te vi
11, 037, 600 latidos
En cada minuto que ha pasado
Desde aquella mañana
Que engendró la caricia
Con la cual a la una
Te manifestarías
Pero más sorprendente que ese número
Es que fue por amor cada latido
Y eso que no conté los nueve meses antes
Con los que ya te amaba
Ni calculé tampoco
Los años anteriores donde ya te soñaba
Hoy no he podido hablarte como antes
Y quizás no escucharte
Ha nublado mi vista de rocío
Pero te llamaré dentro de poco
O te enviaré poemas que te canten
O gritaré tu nombre con el alma
A ver si tú me escuchas en Utuado
Quizás te desbarate la sonrisa
Haciéndote reír con mis loqueras
¡Quién sabe!
Sólo sé que me iré sobre la brisa
A ver si te acaricio las orejas
O te quito el peinado que no peinas
Para estar a la moda…
De todos modos, hijo,
Quisiera que supieras que te amo
Y en este tu onomástico te extraño
Ten feliz cumpleaños
Y que Dios te bendiga los caminos
Por donde vivirás todos tus años…

© 2009 Madeleine E. Belliard

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...