sábado, 15 de enero de 2011



LAS FIESTAS DE LA CALLE

Un delicado paso sólo bastó
Para engendrar los lazos del corazón
Hubo un sencillo sismo en lo profundo
Se desató lo basto e infinito
Vibró la madrugada de la primera noche
Que se convirtió en todo
Hasta ser el Sabbat de la locura

Con firmeza de rostro en la sonrisa
Su latido de Diosa suprimía
Para que no notase su osadía
Pero de todos modos le pescaron sus labios
Que no saben de premios ni permisos
Y sus manos se fueron desliando
Como composición a pentagrama
O ritmo cadencioso a la alborada

Entonces
Su perpendicular asombro
Que más que asombro era
Dicha reconfortada
Dejó caer el lazo
Rugió
Salvó la fuente
Y más allá del sol
Se despertó mojada caracola
Silenciosa cascada
Lluvia que disminuye
Abrazándose fuerte a un alarido
Que casi no notó que se caía

Ella sobre sí misma
Mirándose en su espejo
Que se la reflejaba como a un roble
O como a una caricia
No se sabe
Lo que siempre se supo fue silencio
Pacto que no se habla por decreto
Amantes
Buenas noches
Disfraces y guitarras
Seducción descarada
Poesía y canciones en el Viejo San Juan
Sobre adoquines sucios de recuerdos
Sobre bohemia insomne de Fiestas de la Calle
Sobre el amor y tú
Con tu paso de Diosa que no cambia
Aunque cambien los años
Las vivencias
El vino y la fanfarria

¿Qué te puedo decir?
… Son las fiestas del Santo
Y habrá que celebrar…


© 2011 Madeleine E. Belliard

15/1/2011 - 23:20:02

No hay comentarios:

GEMIDO DE UN ACORDE Oigo el gemino de un acorde blanco Que desliza su sol en sostenido alto Mientras la mano rueda Genialidad ...